Centro Andaluz de Fotografía, «purga ideológica».

La caza de brujas ideológica

 

El lunes por la tarde, después de una tensa reunión que duró unas dos horas -según recoge El País-, Rafael Doctor fue cesado en su cargo de Director de programa de fotografía del Centro Andaluz de Fotografía (CAF), en Almería. Este movimiento, que llega cuando a Doctor todavía le quedaban dos años de actividad, forma parte, como él mismo defiende, de la “purga ideológica” que está llevando a cabo la Junta de Andalucía, formada por el Partido Popular, Ciudadanos y Vox, el famoso “trifachito”. Según Doctor, que llegó al cargo a través de un concurso público, la auténtica causa del cese es su activismo antifascista y animalista.

Rafael Doctor

Rafa, Antón y Paco Doctor

Fuente: https://www.eldiario.es/

Sin embargo, lo ocurrido no cogió desprevenido a nadie. El mismo Rafael Doctor sabía que esto podría suceder. De hecho, desde el momento en que Vox dio la sorpresa en el parlamento andaluz e irrumpió con 12 escaños en la Cámara autonómica, era evidente que llevaría a cabo lo que durante su campaña ya había anunciado: poner en marcha una caza de brujas ideológica entre las administraciones e instituciones públicas. Esta “purga ideológica” de la que tanto presumía es la que, sea en el mundo de la cultura como en cualquier otro, pone en peligro el arte, la creación, la libertad de expresión y, sobretodo, la perspectiva crítica.

Los motivos del cese

 

La destitución del ahora exdirector del Centro Andaluz de Fotografía -que por cierto, ha asegurado que recurrirá a los tribunales- no obedece a una cuestión de responsabilidades, de malos resultados ni de incompetencia. Él mismo expone en un comunicado publicado en Facebook que ha cumplido todas las funciones que constan en su contrato, y también señala que desde el cambio de gobierno en Andalucía existe una “parálisis absoluta” en la Agencia de Instituciones Culturales de la Junta. Doctor lo dice claro: sí, su programación es ideológica, “como lo son todas”. Y es así: el arte, como todo, también es política, también es reivindicación, también es crítica. En el caso del Centro Andaluz de Fotografía, eran el arte femenino, el Mediterráneo como frontera, la memoria histórica, la recuperación de la fotografía en Andalucía y la creación contemporánea visual andaluza los principales pilares de la programación con la que se presentó Doctor. Son precisamente estos temas los que, con su cese, ahora peligran.

El arte, como cualquier otra disciplina crítica e independiente, no debería estar sujeta a decisiones políticas tomadas con la única motivación de silenciar precisamente aquello que lo caracteriza. Mezclar política y cultura es inevitable, porque evidentemente -como también dice Doctor– toda programación tiene una intencionalidad sobre los espectadores; pero imponer la primera sobre la segunda es un crimen contra la libertad de expresión, la creación y la reivindicación. Y ello se agrava -legalmente hablando- desde el momento en que Rafael Doctor consiguió este cargo mediante un concurso público regido por el código de buenas prácticas, y que además cumplió de sobra con todas y cada una de las funciones que dicta el contrato firmado hace dos años. El equipo de LF Magazine quiere mostrar su más sincero apoyo a Rafael Doctor por su gran labor por la fotografía en Andalucía.

Comparte en tus redes:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies