previous arrow
next arrow
Slider

 

David Nissen

«Creo que lo bello no es una esencia natural en sí misma, sino nada más que un dibujo de sombras, un juego de claroscuro producido por la yuxtaposición de diversas sustancias, lo bello pierde su existencia si eliminamos los efectos de las sombras.»
“Praise of the shadow” – Junichiro Tanizaki

Concebí este libro como una meditación en movimiento que nos pone en contacto con la vida a través de la soledad… de la luz y sus sombras, sombras y luces; dualidad del mundo.

Después de estudiar fotografía, música y dibujo en una escuela de artes, David Nissen cambió de rumbo para involucrarse en el cine, donde trabaja como director de fotografía para largometrajes o publicidad, sin olvidarse nunca de la fotografía. El fotógrafo francés nos lleva, con sus imágenes, a un viaje atmosférico a través de la niebla, la lluvia y las luces que se desvanecen. Busca una luz fuerte, poderosa, una atmósfera que pueda contar una historia, que sea una invitación a viajar a través de sus fotografías. Con su experiencia en el cine, aborda la fotografía como un director en busca de la ubicación perfecta con un resultado melancólico y cinematográfico. A David Nissen le gusta la contemplación, caminar, conducir, escuchar música. Todas estas cosas son las que le inspiran. Aprovecha sus rodajes en Francia y en el extranjero para ejercitar su ojo de fotógrafo. Captura imágenes personales e íntimas durante sus solitarios vagabundeos por los lugares donde le lleva su trabajo. Para él, cada persona tiene su propia historia que contar o inventar. Los extraños personajes que aparecen en sus fotos adoptan la apariencia de actores cuyos enigmáticos pensamientos nos gustaría conocer. La fuerza visual de determinados espacios o la arquitectura, bajo singulares atmósferas de luz, lleva al espectador de su obra a una ficción en la que él mismo se convierte en un actor. Es un intercambio de miradas. Fotografía a través de impurezas o gotas de lluvia. Su acercamiento a la fotografía es deliberadamente pictórico y emocional. Busca a través de elementos materiales, como impurezas o gotas de lluvia, para otorgarle a sus fotos un empaque que encontramos en la pintura. Para David Nissen la fotografía más que una profesión, ha sido una pasión, incluso una obsesión. “Para mí, la cinematografía y la fotografía son dos pasiones que se fusionan y se retroalimentan: escribir una historia con luz, es una vuelta a las raíces de la fotografía”.

Compartir