Exposición Limiferia del Colectivo Punto de Catástrofe Hasta el 15 de marzo en el Pabellón de Mixtos de Ciudadela de Pamplona

previous arrow
next arrow
Slider

​“Todo esto antes eran campos…” se lo hemos oído todos a viejos de cualquier ciudad. Esta idea tópica se refiere al crecimiento imparable de las ciudades, por la inmigración de gentes rurales y por el crecimiento sin freno de los humanos. Pero esta reflexión es demasiado común.
Muchos fotógrafos se han fijado anteriormente en esos territorios periféricos pero con reflexiones más profundas; sin ir más lejos, nuestro querido profesor Carlos Cánovas, de cuyas lecciones han crecido como fotógrafos los siete autores de esta exposición.
Pero aunque en estos no-lugares no hay nada con la suficiente entidad o belleza que apenas merezca darle un nombre, si que existen tantas realidades como para que cada autor fije su propia mirada.

LIMIFERIA es un acrónimo de límite y periferia, término que se inventan los autores de este proyecto colectivo, y yo creo que han recolectado imágenes sobre temas interesantes, en un terreno ya muy trillado. Diría que han sacado petróleo en un pozo ya muy explotado y que además teniendo en cuenta de que son espacios muy triviales, muy anodinos, muy banales, muy antiestético, podríamos consensuar que es más meritorio reparar en ellos.

Todos ellos se han fijado en ese telón de fondo, en lo que se denominó género del paisaje, hasta que la posmodernidad empezó a hablar de territorio; aunque muchas imágenes comparten el género de la arquitectura. Espacios en los que se intuye la presencia humana pero sin estar presente; lo que los foto-topógrafos se han referido como “paisajes alterados por el hombre”.

Así Marta Contin titula su serie “Abrazando la urbe” y nos propone un paseo subjetivo “Viajamos con la mirada por espacios en los que nos fijamos muy poco” y reflexiona sobre las capas que el paso del tiempo deja sobre el paisaje. Aquello a lo que grades paisajistas se refirieron como palimpsestos <pergaminos que se sobrescribieron muchas veces> y que conservan restos de cada época. Yo creo que Marta tiene un sesto sentido para localizar escenarios dónde algo no encaja, y nos ofrece la participación de su búsqueda y análisis.

previous arrow
next arrow
Slider

La serie de María Azkarate “Ciudad genérica” y nos propone investigar las Limiferias son similares en todas las ciudades como efecto de la globalización. Ella dice: “La ciudad en esas áreas no es legible, carece de todos aquellos atributos que nos permiten imaginarla, y lo que no podemos imaginar no existe”. Su serie posee dos atributos formales que le ayudan a atraer la atención del espectador y así queda enganchado en intentar descifrar el código: la clave alta, que nos transporta en un limbo entre la realidad y lo imaginado; y el gran formato con precisión en el detalle, emulando a tantos paisajistas y haciéndonos partícipes de dónde fijar la mirada

< aquello que Thomas Struth reconoció como la democratización de la mirada del espectador, yo le ofrezco los detalles y el decide dónde fijarse >. Así con las facilidades de atracción y amplios espacios detallados, es cuando entramos nosotros a buscar esas pistas que probablemente se repitan en los extrarradios de todas las ciudades.

Slider

Jaime Urtasun nos presenta “Vida al margen” y así lo define: “Resulta un territorio (Limiferia) disimulado ante las miradas inconscientes, donde sus habitantes permanecen camuflados y alejados de la feria de la vida”. Y así nos muestra imágenes con muchas huellas de vida latente, pero sin ser evidente (no aparecen personas): luces en las casas, ropas tendidas, basuras… Nos presenta una ciudad adormecida, pobre, como si tuviera vergüenza de habitar sus calles y se refugia en sus casas. Sus lugares me me asemejan a escenarios de crímenes, a lugares poco habitables, tristes pero con vida escondida.

 

Slider

 

La serie de Dani Sanchez la titula “La persistencia de lo provisional” y nos señala espacios más banales si cabe y a pesar de su insignificancia, Dani los somete a su escrutinio. Con un posicionamiento absolutamente neutral y directo, repara en lugares con cierto enigma. “Son espacio que no son lo que eran, pero tampoco serán lo que son”. Estos no-lugares son elevados a la categoría de esculturas inconscientes, al más puro estilo de la New Topography. Dani reconoce abiertamente estas influencias, pero defiende su nuevo enfoque, que nos habla de las decisiones anónimas que establecen esa persistencia de escenarios tan provisionales. Sus reflexiones se nos antojan muy al hilo de la fotografía contemporánea.

previous arrow
next arrow
Slider

Kike Balenzategui nos propone un “Paseo monumental” y lo describe así: ”Las ruinas de Limiferia se conjugan con ruinas al revés, edificios que no caen el ruina después de construidos sino que crecen hasta la ruina”. Se trata de construcciones paralizadas a medias por siempre, y artefactos industriales u obras de ingeniería todas con un aspecto arquitectónico monumental, probablemente muy alejado del motivo de su creación.

Se me presentan como arquitecturas con una belleza rescatada, en parte por el experimentado método de representación de Kike. Sus cielos plomizos contagian a sus motivos de una melancolía muy propia de la Limeferia.

Slider

“Territorio híbrido” es el título que propone Jorge Tellechea para su trabajo que define: “Centro mi trabajo en ese espacio híbrido de transición entre los espacios urbanos y rurales. En la actualidad, muchas veces una valla o un talud sirven de separación o barrera ficticia entre ambos espacios, pero es algo difuso”.

Es indudable la belleza plástica de las fotografías de Jorge, son texturas muy cercanas a la abstracción, dónde la naturaleza parece reclamar su espacio arrebatado. Son fronteras imaginadas entre lo cultural y lo natural. El dominio técnico de Jorge le permite sacar provecho de motivos en principio tan poco estéticos, pero que en su representación fotográfica alcanzan bellezas notables.

 

Slider

Y para terminar el trabajo de Meryan Rivers titulado “La permuta del ser”: “Esta intervención me ha encaminado hacia una extracción de imágenes donde todos sus componentes podrían llegar a ser más intercambiables entre si, creando una dimensión nueva donde lo real, genera irrealidades y los espejismos se tornan verdaderos”.

Para mi es el trabajo más contemporáneo de los expuestos, más cercano al arte que a las fotografías, tanto por su conceptualización como por su presentación en sala. Confieso que mi formación de fotógrafo no me permite descifrar todos los códigos de un trabajo tan complejo, puede haber narraciones o interrelaciones que se me escapan. Pero esto me sucede en general con este tipo de trabajos, dónde se presentan muchos interrogantes, así que no es específico de este solamente.

 

previous arrow
next arrow
Slider

Después de todo lo dicho y a modo de conclusión, diría que estamos ante una gran exposición para disfrutar y reflexionar sobre nuestro lugar en la ciudad y sobre la Fotografía como medio de reflexión.

Felicidades compañeros.

 

Compartir:

Lo más reciente:

Sucripción LF