Inverted Childhod

Inverted Childhod

Rusia tiene 62 correccionales con 15 mil niños menores de edad. LF os presenta el trabajo del reportero Sergei Ilnitsky sobre la vida dentro de uno de esos correccionales.
 

«… Cada mañana al despertarme en un barracón maloliente, al escuchar el ruido de la multitud a mi alrededor y los lloros de otros, quiero creer que no es real, sino un sueño. Y de hecho estoy en casa, en mi propia cama, mi madre haciendo el desayuno, me despierto, me ducho y luego voy a la escuela. Pasa un minuto y me doy cuenta de que esto es solo un sueño, la realidad es… que estoy en la colonia y comienza otro día de mi lucha por la supervivencia – 455 Day «- Extracto de una carta de Pavel Gusev, de 16 años, condenado a 2 años por robo.

previous arrow
next arrow
Slider
La infancia de estos niños ha terminado muy pronto por la voluntad del destino y el azar. Detrás de cada uno de los chicos, hay una amarga experiencia que los llevó detrás de esos enormes muros rematados con alambre de púas y torres de vigilancia con guardias armados alrededor del cuartel. Un lugar con altísima seguridad y estrictas reglas, con un trato severo y limitaciones tanto físicas y psicológicas a los jóvenes prisioneros.

La vida en la colonia tiene un régimen muy estricto. Los prisioneros se despiertan a las 6:30 de la mañana, se asean, fuman y marchan en fila para pasar lista por la mañana. Después del desayuno y deben limpiar la sala. A las 8 de la mañana, parte de los presos va a la escuela, otros van a la fábrica que teje ropa de trabajo y los diferentes uniformes militares. Después de la cena, este grupo cambia. Cada 30 minutos todos los que quieran fumar pueden ir con la fila a un lugar especial para fumar y durante 15 minutos disfrutar de pie al aire libre. Ningún preso sale del edificio si no es acompañado de los oficiales de seguridad o el reformador.

previous arrow
next arrow
Slider
El sistema de relaciones está basado en la humillación y el sometimiento, el poder y la autoridad, normas y principios del mundo criminal, que han surgido de la colonia rusa para jóvenes. No reeducan a los jóvenes prisioneros, sino que, por el contrario, son la primera etapa en un gran mundo criminal. Más del 50 por ciento de los niños que han pasado por la colonia regresan un año después y alrededor del 20 por ciento de ellos se convierten en criminales profesionales.
Sergei Ilnitsky. Moscow, Russian Fedetation. Trabajo en plantilla para la agencia European Press Phot (EPA) en Moscú desde 2003. Nací en 1974 en Mariupol, en el mar de Azov, Ucrania. Mi pasión por la fotografía empezó de niño. Asistí a la Academia de Artes y Cultura en el Departamento de Cine y Fotografía en Siberia, mientras trabajaba como autónomo para periódicos y agencias de publicidad. Después de graduarme trabajé en el periódico ‘Kuznetsky kray’. En 1995 comencé como colaborador de EPA en Siberia. He cubierto historias como la vida en Rusia, las colonias de niños en Siberia y la central nuclear de Chernobyl, examino la vida de los nómadas en Altai. En 2001 cubrí las operaciones de la OTAN en Afganistán en 2003 en Irak. Como fotógrafo de agencia, he cubierto muchas revoluciones de «color», conflictos locales, grandes eventos deportivos y políticos. Los honores incluyen el primer premio 2001 con el premio ‘Fotografía de prensa de Rusia’ por la categoría ‘Deporte’, y el mejor proyecto del año 2002 por: ‘La infancia invertida’. Mejor proyecto fotográfico en la protección del medio ambiente: ‘Los cuernos de oro de Altai’ en ‘Press Photo of Russia’, el Segundo Premio de Historias en la categoría: Sports Action del World Press Photo 2013, y el Segundo Premio de Historias en la categoría de Deportes, así como el Primer Premio Singles en la categoría de Noticias Generales del World Press Photo 2015.
Compartir: