Jeff Widener, ‘El hombre del tanque’

La camisa blanca y los pantalones oscuros resaltan su presencia sobre el asfalto gris. Lleva una bolsa y una chaqueta en la mano izquierda. Son sus únicas “armas”. Su posición es desafiante: corta el paso a los tanques que se dirigen a la plaza de Tiananmén por la Gran Avenida de la Paz Eterna, en Pekín. Es 5 de junio de 1989 y Jeff Widener, fotoperiodista para la agencia Associated Press, logrará captar ese momento con su Nikon y su lente de 300 milímetros desde un balcón del Hotel Beijing, a 200 metros de la escena que dará la vuelta al mundo. Jeff Widener inmortalizó el ‘hombre del tanque’, pero su obra va más allá de la imagen histórica que recordaría la matanza durante la Revuelta de la plaza de Tiananmen.

Nacido en 1956 en Estados Unidos, Jeff Widener ha narrado hechos históricos de más de 100 países a través de la lente, desde la Guerra del Golfo hasta los combates étnicos en Sri Lanka. Ha trabajado en Camboya, Papúa Nueva Guinea y el Polo Sur, entre otros. Más allá de sus fotografías sobre guerras y conflictos (espectaculares las imágenes de Corea del Sur, Tailandia, Vietnam e India, entre otras), impresionan sus trabajos con artistas como Arnold Schwarzenegger, Al Gore, Bo Derek, la princesa real del Reino Unido, Michael Jackson y Bill Clinton. Mientras que las imágenes de conflictos armados precisamente destacan por esos colores verdes, grises y negros, las fotos de estas celebrities son en blanco y negro. Widener logra así potenciar aún más sus rostros y expresiones: la frente arrugada de un pensativo Bill Clinton, una sonrisa tranquila de la princesa Ane al sol, un Burt Reynolds sorprendido, un Carl Lewis inmortalizado en un salto o un Sylvester Stallone disfrutando en el Miami Arena.

Otro proyecto interesante en blanco y negro es el de Hidden Hawaii. Entre 1998 y 2008, Widener repasa con su cámara un Hawaii en blanco y negro más íntimo que nunca: una madre da el pecho a su pequeño en medio de la naturaleza; un policía come patatas fritas en un parque de atracciones, en un momento de descanso; una mujer con gafas de sol posa ante una pared llena de fotografías de sus familiares; un hombre encuadra con su càmera desde la arena a su mujer en la playa, que tiene frío porque ella està con los pies en el agua. Es, sin duda, la isla de Hawaii escondida que ha estado ante los ojos de todos y que solo Jeff Widener supo ver.

 

Laura Estrada Montenegro


Sucripción LF